TARIJA

Programas


Tour a Pampas y Selva - Rurrenabaque

El departamento de Tarija está ubicado al sur de la República de Bolivia, tiene una extensión total de 37,623 km.2 y una población de 291,407 habitantes (censo 1992). Tiene por capital a la hermosa ciudad de Tarija (1,866 msnm). Cuenta con 6 provincias y 157 cantones, es llamada también la capital de la Andalucía boliviana, donde se hallan los viñedos más altos del mundo, cuyos vinos y singanis son conocidos y apreciados no solo en Bolivia sino también en el extranjero. El departamento de Tarija se ve influenciado por cordilleras con pequeñas elevaciones.
Tarija es reconocida por sus valerosos habitantes que a la cabeza del caudillo “Chapaco” Eustaquio “Moto” Méndez, se levantaron contra las tropas realistas el año 1817. En la actualidad la casa de este insigne protomártir se halla convertida en un Museo, cuya infraestructura guarda objetos de gran valor histórico para la Nación.
Tarija cuenta con importantes Bodegas pertenecientes a reconocidas industrias del rubro, así como Bodegas de tipo artesanal que nos proveen de un excelente vino dulce o llamado también patero.
Tarija es sin duda una de las ciudades de Bolivia con mejor clima, privilegiada como una de las tierras más fértiles del país, dispuesta cual si fuera un jardín, con variedades de flores en sus recorridos; constituyéndose esta parte del departamento como el Valle central; en contraste a esta descripción el departamento de Tarija posee también otras dos zonas distintas que son el Subandino Yungas y la Llanura Chaqueña, de esta última diremos que esta región se caracteriza por las altas temperaturas y la aridez en determinados puntos, así como su riqueza por excelencia de la mayor reserva del recurso hidrocarburífero de Bolivia. El habitante chaqueño, agricultor y ganadero, es un hábil jinete, creador de un singular y apreciado folklore, reconocido en esta zona del país y en toda Bolivia.

RUTAS DEL VINO Y SINGANI

Vino, de los viñedos más altos del mundo. En la actualidad el vino Boliviano producto en los valles de Tarija, hermosa región al sur de Bolivia, es único en el mundo por ser el fruto de los Viñedos más Altos del mundo. Absolutamente todos los viñedos Bolivianos de uva de vinificación se encuentran por los 1.600 m.s.n.m. y llegan hasta los 2850 m.s.n.m. Si bien se producen 2.300 hectáreas de vid en Bolivia, la calidad de la uva por proceder de viñedos de altura, es excepcional. Los redemuestran la gran aceptación en el mercado nacional, las medallas internacionales y obtenidas y el inicio de exportaciones a los países consumidores de vino de todo el mundo.
El vino de calidad boliviano, identificado con el Valle Central de Tarija, está elaborado de variedades finas como ser Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Malbec, Chardonay, Sauvognon Blanc, Semillon, Riesling, Fran Colombard, Barbera a nuestros valles de altura junto a una moderna tecnología de vinificación, los suelos tarijeños, su microclima templado y las prácticas de cultivo permiten la elaboración de grandes vinos con características típicas de vino de altura.

El Singani orgullo de los Bolivianos

La bebida tradicional boliviano consiste en el destilado de vino natural proveniente de una moscatel de Alejandría de Viñedos de Altura (1.600 a 2.850 m.s.n.m.). Su origen data de las épocas coloniales cuando la población de Sinkani al Sur de Bolivia se inicia la destilación de uva Moscatel de Alejandría par proveer de una bebida de mayor grado alcohólico a las frías minas de Potosí (4.000 m.s.n.m.), ciudad que por su gran actividad minera, contaba con su gran época de auge con una población mayor a la del París.
Hoy en día, el Singan mantiene el arte y la tradición colonial en su elaboración que, conjugados con la tecnología, logra una perfecta armonía del suelo, variedad, microclima y prácticas ancestrales que destilan frescura, aroma y vida que los bolivianos llamamos Singani.
El Singani resalta entre otras bebidas por su nobleza y elegancia en la expresión de sus suaves aromas variedades típico de los viñedos de altura. La calidad del Singan, por sus grandes características organolépticas, es comparable a la de los más finos destilados Europeos. Se asemeja mucho a su elaboración al Coñac Francés con la diferencia que el Singani no requiere de añejamiento en barricas de maderas mientras que el coñac obtiene su color y aromas por el tiempo en la barrica.
La autenticidad de aromas obtenida de los viñedos bolivianos de altura es de gran magnitud que, aun después de destilado el vino, se percibe la frescura y fuerte aroma de la variedad de la uva que se hace de esta bebida típica boliviana un destilado claro y único en el mundo.